Skip to main content

En el Pleno municipal del pasado 29 de septiembre presentamos para su debate una moción sobre el sistema público de salud en Durango.

La moción recoge una creciente demanda ciudadana en materia sanitaria en nuestra comarca. Desde hace años numerosas visitas médicas y pruebas diagnósticas se están derivando del Hospital de Galdakao, hospital de referencia para la comarca de Durangaldea, al Hospital de Gernika. Este hecho está generando trastornos en muchas personas debido al tiempo que han de emplear en los desplazamientos, dado que Durango no dispone de transporte público directo a Gernika.

Como consecuencia, muchas vecinas y vecinos tienen que emplear toda la mañana o toda la tarde en tránsito, debido a los transbordos, para realizar una prueba diagnóstica que podría solventarse en una o dos horas si tuvieran la consulta más accesible. Probablemente, si analizáramos el problema desde la perspectiva de género o de la vulnerabilidad social, veríamos que el perfil más afectado por estas decisiones es el de una mujer de cierta edad y/o el de alguien que se encuentra dentro de los segmentos sociales de menor capacidad adquisitiva (personas migrantes, con situaciones laborales de mayor precariedad y dificultad para solicitar permisos laborales, etc..), amén de personas autónomas que tienen comercios.

Ante esta problemática, solicitamos:

  1. Al Departamento de Salud: Recuperar el Hospital de Galdakao como hospital de referencia para las vecinas y vecinos de Durango.
  2. A la Diputación Foral de Bizkaia: Habilitar inmediatamente soluciones de movilidad para un transporte público y de calidad a estas personas que han sido derivadas al hospital de Gernika.
  3. Al Gobierno Vasco: Construir en Durango un hospital de referencia para la ciudadanía de Durangaldea y Lea Artibai, unas 120.000 personas aproximadamente.

Consideramos que en un ámbito tan importante como la sanidad, que debe ser un servicio básico y universal, es fundamental la unión de fuerzas entre todos los partidos políticos, independientemente de su afinidad. Por esa razón, nos produce una gran decepción que el PNV tenga más interés en justificar a toda costa los recortes en servicios esenciales, que en defender los intereses de sus vecinos y vecinas.

Los argumentos esgrimidos por el PNV para argumentar su voto pivotan sobre dos ejes. Por un lado, desvalorizar a las personas que han presentado quejas en el ayuntamiento y en el periódico local DOT esgrimiendo que es un número pequeño y no representativo del sentir general. Por el otro, esgrimen que lo importante es acortar tiempos de espera en pruebas diagnósticas para la detección de tumores que se han paralizado debido a la pandemia y que deben retomarse cuanto antes, independientemente de hacia dónde deba desplazarse la gente.

Por supuesto que compartimos con el PNV que la detección temprana es una prioridad y que, debido a la pandemia, muchos de estos programas se han paralizado. Sin embargo, nos resulta obsceno que el PNV utilice la pandemia para desviar la atención de un problema de fondo que venía de antes. En este sentido, nuestro grupo político ha sido el único que ha puesto sobre la mesa del consistorio los recortes que el Gobierno Vasco estaba ejecutando en la Sanidad Pública Vasca, en concreto, en lo que afectaba de manera más directa a los servicios sanitarios de nuestra comarca.

Por recordar algunos hitos: En 2018 presentamos una moción a favor de un servicio de pediatría 24 horas ante la carencia de servicio de urgencias pediátricas. En 2019 presentamos una moción denunciando la situación de la atención primaria que ya estaba colapsada. En este caso, las reclamaciones venían respaldadas no solo por personas usuarias, sino también por profesionales del centro de salud. En abril de 2019 presentamos otra moción por colapso del PAC (Puntos de Atención Continuada), como era de esperar la saturación en la atención primaria generó un colapso en el servicio de urgencias. En septiembre de ese mismo año, la plataforma pediatría 24 horas volvió a reclamar una solución, sin éxito.

Todas estas reclamaciones descritas desde antes de la pandemia no solo no han remitido, sino que han ido a peor. Sabemos que el PNV se está escudando en la pandemia para ocultar una política austericida en la sanidad pública, pero no podemos mirar hacia otro lado. Nuestra población está envejeciendo y la pandemia ha generado nuevas necesidades y patologías, como el aumento de enfermedades mentales, a las que hay que hacer frente. Por esa razón, defenderemos las veces que sea necesario que la inversión en Sanidad es fundamental para que una sociedad avance. Si nos falta la salud nos falta todo.